21 de septiembre de 2010

¿me das un beso?


Sé que es de buena educación y que es una costumbre e incluso una norma social, pero es que yo debo ser muy arisquita. El caso es que no me sale de dentro eso de quedar con alguien de mucha confianza a quien veo prácticamente a diario y, si la he visto esta mañana, ahora por la tarde darle dos besos. Me pasa con mi familia, con mi cuñada, con mis vecinas.

Las mamás del cole son un claro ejemplo. Nos vemos por la mañana en la entrada: “hola, hola”; y nos enrollamos 20 minutos. A las cinco volvemos a vernos: “¿qué tal?, bien ¿y tú?”; y estamos media hora hasta que nos despedimos de todos y conseguimos irnos de allí. Volvemos a vernos en el parque, como todos los días y estamos dos horas de reloj hablando. Pues resulta que si un día nos encontramos por la calle, o quedamos a tomar algo un viernes por la noche, o a comer con los maridos y niños el domingo parece que lo que procede es darse dos besos. A mí, qué queréis que os diga, no me sale natural. Ellas ya se lo toman a risa y hacen el típico comentario de: “a Marta, a Marta, que no le gusta”. Y ji ji, ja ja, y yo me río también porque la situación me parece cómica. Pero en el fondo de mi alma permanece la duda de por qué me cuesta tanto ese gesto y pienso: ¿tendré alguna tara?

Yo pensaba que esto era algo que se iba acentuando con los años, sin embargo viendo a mi hija me doy cuenta de que debe ser algo más innato que adquirido. A ella le pasa lo mismo, o si me apuras peor.

El ritual se repite todos los días a las cinco de la tarde: Eva cariño, da un besito a tus amigos; y la cara de la niña es un poema, me mira intentando transmitirme: “mami, si llevo ocho horas con ellos y mañana más de lo mismo”… claro yo no la fuerzo. A veces intento que dé un beso a los dos niños que, yéndose al extremo opuesto, no entienden la vida sin un beso diario de su amada amiga.

También me consuela encontrar de vez en cuando alguien como nosotras, ¡ah existen! y comprobar que en el resto de su persona no se aprecia ningún rasgo extraño, ¡bueno, no seremos tan raras!

Y digo yo ¿no será mejor abrazar y besar cuando el cuerpo te lo pide? Este tipo de besos deberían dejarse para los actos sociales.

A estas mismas personas a las que queremos, les damos gustosas un abrazo sentido cuando la situación lo pide. A mí eso sí me sale de dentro, lo hago con ganas y ellas lo saben.

P.D.: Mi madre acaba de leerlo y me dice que lo mío es herencia de ella que cuando ve a su amiga Graziela se dicen “¿nos besamos?”.

13 comentarios:

  1. JAJAJA QUE QUIERES QUE TE DIGA, PERO A MI ME PASA COMO A TI, NUNCA SÉ SI PROCEDE O NO LO DEL BESO, QUE SI HAY QUE DARLOS PUES SE DA Y POINTBALL. VES, PERO EL DEL VIERNES ME LO PIDIÓ EL CUERPO.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí también me lo pidió el cuerpo, si eres quien pienso, porque con tantos motes, tengo un lio... (si no eres quien pienso no se a quién he besado el viernes, jajaja). Un beso peque, te ha tocado.

    ResponderEliminar
  3. Cachis!! ¿Y el comment que acabo de escribir, andandará??? En fin, decía que yo los doy si me nace. El ejemplo de la cuñada... puf... hace una eternidad que no beso a las mías. Por qué será. En cambio, por ejemplo, a mi amiga D. la beso cada vez que la veo; nos nace. Y a mi Ru, si la tuviese cerca, la besaría todo el tiempo.

    Peque, si eres quien creemos que eres, te voy a pedir un favor: defínete, cari. Que con tanto mote nos harás enloquecer!

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola Ebony. A tu Ru también la beso yo cuando me nace (se hace querer) y estoy contigo en lo de que nos volvemos locas con lo motes, ahora sólo queda saber si La Peque era de verdad la "niña los motes" jajaja. Besines.

    ResponderEliminar
  5. Juas!! Es que la Ru es besable a tope. Es que hay gente que lo es, y gente que no lo es nothing at all. A cada cual, lo suyo, ¿verdad?

    Feliz finde!

    ResponderEliminar
  6. La niña los motes, la niña la pota, etc, etc...
    Cómo q no sabes a quién besas!!! Claro q lo sabes, cari!

    La Ru es besable, sí. Se deja querer. Le cuesta demostrar, por aquello del caparazón. Pero cuando lo abre es porque la persona lo merece. Alguna vez se ha equivocado, sí. Pero pocas, pocas!!!

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, era ella, la besable. Y sí, suelo fijarme en quién beso. Gracias chicas.

    ResponderEliminar
  8. Nuevo mote al canto, cari? La Besable...

    ResponderEliminar
  9. creo q empieza a ser urgente la lista, ya se me empiezan a olvidar

    ResponderEliminar
  10. Vamos, que este artículo en lugar de ser de besos debería ser de motes, je, je...RUBESABLEPEQUE. Bueno, y lo de los besos, aquí una besucona, que le sale de lo adentros, desde pequeña.No me iba a la cama sin requetebesucar a todos los míos, yo soy así y así seguire nunca cambiare...hasta con las que veo cada cinco minutos, pero vamos que ahora leyendo lo que sienten las que lo reciben me planteare si dejarlos en el aire...Si es que hasta a María y Paula les meto besos en los bolsillos para que se los pongan durante el día cuando van al cole. En fin PAZ Y AMOR COMO CADA UNO QUIERA.

    ResponderEliminar
  11. Pero Mariajo, no te lo tomes así, ¡qué vas a dejarlos en el aire! Yo recibo los besos con mucho gusto (más los tuyos), otra cosa es que no salga de mí el darlos a diestro y siniestro. Además ésto lo he escrito por escribir, como todo hasta ahora.
    Así que "besos, eso es lo que quiero besos, todas las mañanas me despierten besos, sea por la tarde y siga habiendo besos, luego por la noche hoy me den más besos pa cenaaaaar"

    ResponderEliminar
  12. Es que yo creo que hay muchos tipos de besos: los que das por compromiso, o a la familia, que en el caso de mi suegra tu te acercas a besarla y ella te da con la cara o te pone el moño; los que le das a tu "señor" cuando te da el amor, o en mi caso, cada vez que me marcho o vuelvo, aunque sea a por el pan; los que das a los bebés por no comértelos y luego están los otros, los que das porque te salen, porque quieres a la gente, porque te apetece demostrarles tu cariño. Tu madre y yo tenemos la costumbre de reservarnos los besos para ocasiones, como por ejemplo cuando llevamos mucho sin vernos, cuando estamos muy contentas y se nos sale el cariño o cuando estamos tristes, pero no hay que agobiarse. A mi me gustan muchos besar a Iñaki y a los pequeños, pero cuando se hacen mayores ya nada es igual. Mi gata también es muy cariñosa y me besa cuando llego a casa, aunque a veces se lo tengo que pedir.
    Como estamos lejos te mando besitos de colores que no molestan

    ResponderEliminar
  13. Hola Graziela. Creo que no hace falta que te diga que tus besitos de colores son siempre bienvenidos a mi persona. Me ha gustado mucho tu disertación sobre los besos de tu vida, casi te ha salido una entrada nueva. Mil gracias por tus lecciones de vida. Un beso enorme y "muy sentido".

    ResponderEliminar