12 de octubre de 2010

el extraño fenómeno


Tengo serias dudas sobre el origen de este fenómeno que mueve masas.

No llego a entender muy bien qué encuentran los padres en él, pero menos entiendo que a los niños les entusiasme de este modo.

Me refiero a ese extraño ser denominado Bob Esponja.

Mi hija estuvo casi un año sin verlo porque le daba miedo un fantasma que salió el primer día que lo vio en casa de otros niños. Menos mal, pensaba yo, no tengo que discutir con ella para que no lo vea.


Hace unos meses me dijo que ya le gustaba, claro a fuerza de metérselo por los ojos allá donde vamos, globos, carpetas, estuches, muñecos, vajillas, pasta y cepillos de dientes, mochilas, ropa, incluso tartas.

Le dejamos verlo un par de veces y la pobre lo miraba muy seria, y nos dijo: dicen tonto. Si sólo dijeran tonto hija, pensé yo.

Le expliqué, como pude, que no me gustaban esos dibujos porque insultaban y decían palabras feas y salía un extraño ser amarillo que hacía de una hamburguesa su mascota hasta que se acaba pudriendo y le salían gusanos, y que gritaban mucho y que, en resumen, no son dibujos apropiados para una niña de tres años.

La cría convencida, creo que porque en el fondo sigue sin entusiasmarle, aceptó no ver esa serie y seguir con otras más educativas.

De vez en cuando nos pide permiso y le dejamos ver un capítulo para que no se sienta el bicho raro del planeta, y desayuna con la taza que le han regalado decorada con el susodicho dibujo.

Ahora que yo, sigo sin entender que los niños disfruten con esto.

Puedo jurar que he intentado en varias ocasiones encontrarle la gracia, no lo he conseguido. He escuchado atentamente para encontrarle la ironía, también sin éxito. He buscado y rebuscado en los diálogos a ver si lo que tenía que encontrar era otra cosa y, nada de nada. He mirado los dibujos a fondo, muy a fondo para ver si apreciaba algo especial, y no.

Todos los intentos han sido nulos. No le encuentro la más mínima gracia, tienen muy mala leche y dicen tacos. Fomentan el egosimo, el odio y otros muchos comportamientos que nos buenos para la educación de los niños. Eso sí, tampoco es un diálogo irónico y ácido para adultos como puede ser el de los Simpsons. Y los dibujos son de lo peor que he visto en años, feos y sin gracia.

Con todos mis respetos a sus fervientes seguidores, estoy deseando que termine la temporada y espero que no haya segundas partes.

6 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo. Desgraciadamente el entusiasmo que despierta esta serie en los pequeños es proporcional a la fealdad de sus dibujos, a las absurdas situaciones que crean, a la falta de principios cívicos que imparte, etc. etc. Lo que no puedo entender es como los niños están como locos con ella. Yo también me he tragado algunos episodios pues los niños en la guardería no paraban de hablar de él, y tampoco consigo verle nada bueno.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, son bastante pobres, los dibujos. A mi hija, por desgracia, también le gustan. Y los pide. No sé qué les verá.

    En estos momentos recuerdo el grupo que se creó en FB que se llamaba "Quiero fumar lo mismo que los guionistas de Lost". El que creó el grupo no había visto los dibujitos de marras...

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que puedes sentirte contenta de que no te guste Bob Esponja. Si te llegara a gustar, o bien los guionistas o tú misma estaríais en apuros.
    Me ha gustado, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Hola Graziela. Si quieres que te diga la verdad mi teoría de por qué les gusta tanto es que como a algunos padres les hace gracia (aunque no lo entiendo, pero sobre gustos ya se sabe) se lo ponen a sus hijos y les hablan de ello y les animan. Por otro lado existe una epidemia de "cosas" de Bob Esponja que hace que no se lo puedan qutar de la vista. Un beso.

    Hola Ebony. Me hace gracia lo del fumao, pero existen otros guionistas fumaos que crean cosas que alimentan más, yo creo. Un besazo.

    Hola Antonio. Te aseguro que me siento muy contenta de que no me guste, casi te diría que orgullosa, ¡ja ja ja! la pena es que no pueda transmitírselo a mi peque. Besos.

    Y muchas gracias a los tres por estar siempre AQUÍ CONMIGO, significa mucho para mí.

    ResponderEliminar
  5. Sí que es feo el bicho, la verdad. Y gusta a los no tan niños también...
    Pero bueno, ¡a mí me encantaba Bola de dragón y no he crecido con los valores de que hay que ir repartiendo palos y lanzando bombas de energía a diestro y siniestro!
    Besos hermanilla :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Guiile. Pues tienes razón, no será tan malo, pero a mí me dasagradan tanto... habrá que acostumbrarse a vivir con él, pero sólo de vez en cuando. Besines

    ResponderEliminar