22 de octubre de 2010

¿iguales?

Nunca me ha gustado la política y sigue sin gustarme. Como no me gusta no le presto demasiada atención y por eso tampoco entiendo. Sé que hago mal en no interesarme porque la política nos afecta a todos, pero muy a mi pesar soy de las que en el fondo piensan que por mucho que yo diga los políticos siempre van a hacer lo que quieran. Sé que debería involucrarme más, pero no soy capaz de meterme en la cabeza que si todos hiciésemos lo mismo que yo estaríamos perdidos. Ya, pero soy así, no me interesa y no me interesa, punto.

Pero hay una parte que suele llamar mi atención, es el tema de las políticas sociales. Puede ser porque las siento más cercanas y entiendo un poco más que de economía por ejemplo, o puede ser que mi incultura política alcance lo suficiente como para que aprecie los cambios en estas áreas, o las mejoras o los empeoramientos.

Por eso hoy, cosa rara en mí, me apetece opinar sobre una parte de la política. Siento la necesidad de aplaudir la desaparición del Ministerio de Igualdad, por lo menos tal y como estaba siendo hasta ahora. Puede sonar raro, pero es que las cosas que han llegado a mis oídos sobre este ministerio no han sido precisamente acciones hacia la igualdad.

Nunca me he considerado feminista ni lo contrario. Siempre he estado a favor de la igualdad entre hombres y mujeres en lo que al mundo laboral se refiere, en cuanto a derechos y obligaciones y en general en todo, menos en el aspecto físico claro, no creo que llegase a atraerme un hombre con falda, enseñando sus pelos a través de las medias, y no me encontraría atractiva dentro de un elegante traje azul marino y con una corbata al cuello ¡qué agobio!

Sin embargo, hasta donde llegan mis entendederas, Bibiana Aido ha dedicado su política a beneficiar ÚNICAMENTE a la mujer. No niego que ha hecho mucho por prevenir y evitar los malos tratos a las mujeres (o por lo menos lo ha intentado), y asumo que la mujer aún necesita mucha ayuda en su lucha por conseguir la igualdad, pero considero que la igualdad es otra cosa y debe aplicarse a todos los ámbitos.

Queda mucho camino por recorrer para que los hombres tengan los mismos derechos que las mujeres en temas de familia. En mi círculo de conocidos hay no pocos divorciados que, desgraciadamente, se las ven y se las desean para poder disfrutar de una vida NORMAL con sus hijos.

Con la creación de este ex – ministerio algunos esperábamos no volver a escuchar a un amigo decir “tengo que recoger a la niña en el garaje porque su madre no me deja subir a la puerta de su casa”, o “además de pagar el 50% de la ropa de mi hijo me toca comprarle ropa para mi casa porque su madre no me deja muda para el fin de semana”, o “me entero de las reuniones y actividades del colegio del niño por otros padres porque el colegio sólo envía notificación a la madre”, o peor “sólo puedo ver a mi hijo 8 días al mes porque no me dan la custodia compartida”, o peor aún el caso de un padre al que una jueza feminista, sensible a las lágrimas de la madre, amenaza con quitarle el derecho de pernocta de sus hijos como castigo por no llevar al niño una mañana al colegio 100% debidamente uniformado.

Estas cosas desgraciadamente existen, no sólo existen sino que abundan y forman un elevado porcentaje de casos de padres divorciados que se ven un buen día separados de sus hijos y además tienen que vivir en lucha constante para poder disfrutarlos A MEDIAS.

Si el Ministerio de Igualdad no ha sido capaz de tener en cuenta esto, a mi modo de ver no puede hablarse de igualdad. Por eso me alegro de que desaparezca. Una injusticia menos que financiar de nuestros bolsillos.


10 comentarios:

  1. Pues sí, cari, una injusticia menos. Yo también he oído casos de ésos. El que más me impactó fue el de un padre divorciado que explicaba que su ex había borrado a sus hijos de todas las actividades extraescolares, para que no tuviera oportunidad de verlos. El colmo.

    Sí, la verdad es que el tema de las custodias, los permisos y los hijos en las separaciones es de lo más peliagudo. Hay que ayudar a las mujeres, no digo que no, pero si no hay motivos para lo contrario, no veo por qué el hecho de que la custodia la tenga una madre repercuta negativamente en la relación del padre con sus hijos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ebony, tienes razón, al final repercute, no sólo en la relación entre padre e hijos sino también en la relación madre e hijos y peor, directamente en los niños que son muchas veces utilizados inconscientemente como arma arrojadiza en esa lucha constante por no perder derechos o por no cederlos. Es muy triste. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Chica, pues a mi es q no me entra en la cabeza como una madre puede hacer esas cosas, me da vergüenza ajena, q quieres q te diga! si se han separao pues ya está, ya no tienen q soportarse en la convivencia, q ganas de estar a la gresca todos los días!

    ResponderEliminar
  4. Hola Gemma. Pues eso mismo pienso yo, además tenemos la prueba viviente de que se puede ser madre divorciada que comparte mucho con el padre de su hijo, intentando que la relación entre los tres sea lo más llevadera y normal posible. El problema llega cuando esto no es así y la ley no hace nada al respecto. Besines.

    ResponderEliminar
  5. el compañero de sentimiento25 de octubre de 2010, 14:46

    Pues vamos a tener que irnos todos con los maños, son los únicos que hasta el momento parece que lo tiene claro:

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Aragon/primera/comunidad/fijar/ley/custodia/compartida/elpepusoc/20100517elpepusoc_9/Tes

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Compañero, me alegro de verte por aquí, te prodigas poco. No te me vayas a Aragón anda. Pues no tenía noticia de esto, ya decía que no estoy muy puesta en política, espero que sea un ejemplo a seguir por el resto de comunidades autónomas. Un beso y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Yo estoy de acuerdo contigo y todos los extremos son malos. Favorecer tanto a la mujer a costa de mermar los derechos de los hombros no es lógico, creo que el tema de la igualdad no está bien entendido en politica, ni en justicia, pues yo por mi profesión medidas de divorcio absurdas y es totalmente injusto que un padre no tenga sobre su hijo los mismos derechos que su madre y para ver eso no tengo que alejarme mucho, pues tengo un ahijado al que no veo desde hace 5 años pues cuando su padre, mi sobrino, quiso que un juez hiciera valer sus derechos como padre y no solo pagara una parte de su manutención, la madre se lo llevó de España y no hemos vuelto a verlo. es muy injusto para el padre, para el niño y para toda la familia y como nadie está libre de dar con personas desequilibradas o simplemente mal intencionadas, la cosa sigue así.

    ResponderEliminar
  8. Hola Graziela, ¿hace ya cinco años que se llevaron a Morgan? ¡madre mía, que injusticia! No me acordé de él cuando escribí la entrada, si no habría mencionado el caso, es bastante preocupante. Y sí, que los padres no dejen de pasar ni un céntimo al mes lo controla la justicia, pero que no pidan devolverlos una hora antes o una hora después que ya la hemos liado.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  9. A parte de el apoyo o no de la Justicia y la Política, el problema viene de las personas. Si hubiera mejor trato y con un poquito más de coherencia y menos egoísmo por parte de las personas, unos niños de padres separados no tendrían que vivir algunas de las situaciones que desgraciadamente se dan a diario. Los padres piensan mucho en ellos y en su guerra con su ex, y poco en el bienestar de sus hijos. Hay que ser valiente, pensar las cosas y actuar en consecuencia. Dejando a un lado esos problemas, y tratanado de ser cordial, educado aunque solo sea por el respeto a esos niños/as.

    ResponderEliminar
  10. Hola Mariajo, la próxima vez no saldrás anónima ya verás. Tienes toda la razón, la culpa en parte es de las personas involucradas. Es sorpendente ver como se cambia de opinión de antes a después de un divorcio, las personas parecen otras. Pero de los casos que conozco personalmente puedo asegurar que la actuación más vengativa, utilizando a los niños como armas viene de las madres y no de los padres, algún cable se cruza en el camino. Y cuando las personas no se entienden la que debe actuar es la justicia y eso es lo que yo critico, la falta de igualdad a la hora de aplicar la justicia en estos casos. Un besazo y mil gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar