9 de octubre de 2010

las estaciones de la vida

Hace poco leía en un correo una frase, más bien varias, que me dieron un pequeño empujón, ¿hacia dónde? pues no estoy muy segura, porque al mirar esas palabras, al dejarlas pasar a mi cerebro y al entenderlas pensé que la cosa era mucho más sencilla. Pero el caso es que desde ese día me rondan la cabeza.

La frase principal decía: “Si nos damos por vencidos cuando es invierno perderemos las oportunidades de la primavera, la belleza del verano y las promesas del otoño”

Me repito, vuelvo a escribir sobre las estaciones y, por tanto, sobre los cambios a lo largo de la vida, concretamente de la mía.

Con los años voy dándome cuenta de lo cierto que es eso que nos explicaron en filosofía sobre el devenir. Es un concepto precioso si te paras a pensarlo.

Por devenir se entiende el hecho de que, en la realidad nada es estático, sino un flujo o una corriente dinámica. Es decir, algo es ahora, pero dejará de serlo inmediatamente después, para pasar a ser otra cosa.

Así que yo no soy, sino que devengo, entonces no soy todavía un ser, sino que más bien estoy en proceso de ser y puede que llegue a ser o que me quede en el camino. Uf, que lío.

Si esto es cierto, que parece que lo es, está claro que no debemos anclarnos en un momento de nuestra vida, ni en lo que sentimos durante ese periodo, ni en las experiencias que tengamos hoy. Más bien verlo como algo temporal, pasajero y si somos capaces, como algo de lo que aprender.

El correo continuaba: “No dejemos que el dolor de una temporada destruya el gozo de las demás y no juzguemos la vida por una época difícil. Debemos mantenernos firmes ante las dificultades y mejores tiempos vendrán con plena seguridad“.

Voy entonces a probar a vivir mi devenir con ganas y recordar lo bueno del pasado, sin pensar en qué me deparará el futuro, esperándolo sin ansia y recibiéndolo a cada momento como llegue, intentando adaptarme a él, o quién sabe si adaptándolo a mí.

La verdad, esto de filosofar es agotador. Lo dejo para los expertos.

10 comentarios:

  1. Qué interesante entrada. La mítica filosofía del Panta Rei, de que todo fluye constantemente. Los anglosajones tienen una expresión que a mí me gusta mucho personalmente, por ser una especie de adaptación de las nuevas generaciones a esta filosofía griega: "To go with the flow", que aquí traducimos como "dejarse llevar", pero que en inglés tiene lecturas más profundas, precisamente por usar el verbo fluir. Qué gran sensación moverse con la corriente y adaptar tus movimientos a los suyos para unificarlos, en vez de luchar contra ellos y empeñarte en ir por otro camino.
    Gracias por recordarnos esto y hacernos pensar.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  2. Puedes seguir, que se te da bien, aunque si es un poco lioso. Disfrutar del momento y ver lo positivo de la vida, aunque lo negativo también nos enseña, esa es mi filosofía, simple y a la ve complicada. Hay que insistir

    ResponderEliminar
  3. "Hasta un reloj parado marca la hora correcta dos veces al día". Caminar hacia adelante, disfrutar del paisaje. Sosiego, mucho sosiego. Aceptar a la vez que se perdona. Amar y dejarse amar. llorar pero que no te lloren. Y hacer camino al andar y no volver la vista atrás porque nunca cualquier tiempo pasado fue mejor. Ese es el asidero del perdedor: http://www.youtube.com/watch?v=-cK6WlqeYnY

    Gran post. Muy sentido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Guille, ¡qué ilusión me hace cada comentario tuyo! Me encanta esa frase anglosajona que me presentas y, como tenemos pendiente la clase de inglés en tu casita, si te parece me la das explicándome esas lecturas más profundas, me has dejado con las ganas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Graziela. Siempre que me comentas una entrada me das un soplo de positivismo. ¡Ya dudo si te sale de forma natural o si mi madre te paga para ello, jajaja! En serio, me gusta tu filosofía y te prometo que intento que sea la mía. A veces hasta lo consigo. Mil gracias y un besín.

    ResponderEliminar
  6. Hola Antonio. Qué cierto lo del reloj, por muy feo que veas el asunto, algo bueno tendrá, lo importante es saber encontrarlo. Y a caminar sea dicho, sosegadamente. And to go with the flow, como dice mi hermano. Gracias, un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ay, Antonio, como ayer no tenía altavoces dejé para hoy la canción. Mil gracias por recordármela, me hace revivir un muy buen momento de mi vida en la que la escuchaba con amigos. Silvio da en el clavo con una facilidad pasmosa. Con tu permiso la cuelgo en mi selección de música.

    ResponderEliminar
  8. Yo soy de las del "go with the flow", como Guille. De hecho, es una de las frases que siempre digo: hay dejar que las cosas fluyan, que todo fluya. Gran post, encantada.

    Baccio!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Ebony. Pues a fluir juntas tú por tus tierras y yo por las mías. Un besazo.

    ResponderEliminar