1 de octubre de 2010

¡qué mono!



Definición de síndrome de abstinencia: conjunto de síntomas que experimenta una persona que ha desarrollado dependencia de algún tipo de sustancia y la suspende bruscamente.

Este síndrome también puede presentarse en algunas patologías psicológicas como la dependencia emocional, donde no se depende de una sustancia o droga, pero sí de afecto desmedido o dependencia hacia otra persona.

Los síntomas que presenta una persona durante el síndrome de abstinencia es la agitación, inquietud, sudoración, frío, nauseas, vómitos, fatiga, irritabilidad, insomnio, pérdida del apetito y sobre todo ansiedad.


Coloquialmente lo conocemos como “mono”, y aunque nos parece que a nosotros nunca nos va a pasar, es bastante común encontrarnos conocidos que nos dicen “tengo mono de esto" o "tengo mono de aquello”.

Pues sí. Cuando una persona se separa de esa sustancia o persona que le tranquiliza, le da seguridad o simplemente le hace sentirse bien, se produce una avalancha de sensaciones y sentimientos que son difícilmente manejables sin ayuda y entrenamiento.

El esfuerzo que realizamos para no dejar que se vean esos síntomas o para intentar no sentirlos, produce un desgaste enorme que nos deja exhaustos y sin fuerzas para enfrentarnos a nuestro día a día de forma correcta.

Yo estos días pasados he sentido algunos de estos síntomas. Me he asustado y he decidido autoanalizarme para saber si ESO era un síndrome de abstinencia.

Conclusión: SÍ.

Por suerte no es algo tan grave como parecía. No estoy enganchada a ninguna sustancia, ¡qué estabas pensando!

Se trata de retomar una de mis clases de baile que había dejado y seguro que el síndrome desaparecerá como por arte de magia.

Nunca pensé que dejar una hora de danza oriental pudiese producir tanto MONO.

5 comentarios:

  1. Yo ya sabía q era una yonky, y estoy aprendiendo a vivir con ello pq me engancho facilmente, q le voy a hacer!!!

    ResponderEliminar
  2. Aquí la otra yonki. Yo ya he aprendido a vivir con ello. Soy una enganchadaperdidadelavida. Pero eso me mantiene viva, qué quieres que te diga. Me engancho fácil a lo que sea, y a quien sea. Así que estoy "apañá".

    Besos, yonki!

    ResponderEliminar
  3. Pues vaya dos ejemplos que sois para mí, la Rubia yonky y la Ébano enganchá. Que sepáis que ayer retomé mi clase de los lunes de danza y hoy soy otra, creo que gran parte de mis problemas venían de ahí, de la necesidad de ella. Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  4. Es muy importante nunca abandonar aquéllas cosas que forman parte de nuestra esencia y nos elevan al cielo para hacer malabarismos con las estrellas mientras un cometa juguetón nos hace cosquillas por la espalda. Los planetas se convierten en bombones de mil sabores que cuando nos los llevamos a la boca nos hacen desear que nunca se rompa el momento, porque es tu momento.
    Enhorabuena por tu regreso a la constelación del baile. Se sentía desvalida sin tu arte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Antonio, te noto... ¿estelar? jajaja.
    Pués sí, hay cosas que no deben dejarse si nos están haciendo bien, solo que te das cuenta cuando ya lo has dejado, ahora sé que mi clase es necesaria.
    Lo de mi arte ya es más dudoso, se nota que no me has visto bailar, jajaja.
    Los bombones del lunes viene me los como a tu salud.

    ResponderEliminar