18 de enero de 2011

¿musas?

He oído hablar de las musas desde que tengo uso de razón.

Había oído que los pintores realizan sus mejores obras de arte cuando están presentes.

Que los músicos componen sus más bellas melodías acompañados por ellas.

Que los escritores se sienten inspirados ante su aparición y que si no las encuentran se ven faltos de idea, de temas que abordar, de fluidez en sus palabras.

Había oído mucho sobre ellas, pero nunca pensé que fuera a encontrarme buscando una.



Lo cierto es que nunca me he considerado una persona de grandes ideas, profundas conversaciones y amplio conocimiento, pero cuando empecé a escribir aquí parecía que las palabras querían fluir, que mi mente tenía deseos de expresar por escrito lo que le rondaba y que lo conseguía de una forma más o menos decente.

Ahora compruebo que debió ser la suerte del principiante.

Fue eso, o que me visitó una musa que ha decidido abandonarme de un día para otro.

Si me inclino por la primera opción puedo decir, no sin un poco de pena, que me siento orgullosa de haber llegado hasta aquí y decidir retirarme a tiempo de este mundo de las letras. 
Es algo que me gusta pero que por suerte no necesito para alimentar a mi familia. Si no sale más tampoco hay que insistir.

Si me decido por creer en la segunda opción puedo tomar dos caminos.

El primero sería asumir que la musa me vio, me acompañó por un tiempo, me estudió y comprobó que no merecía la pena perder el tiempo conmigo. Es igualmente grato haber podido disfrutar de ella durante este tiempo.

El segundo camino sería pensar que no existe una única musa a lo largo de toda la vida. Que van y vienen por el mundo y que nosotros tenemos que aprovechar los momentos que nos dedican para desarrollar nuestra intuición, nuestra fantasía e intentar crear entonces lo que podamos.

Ahora bien, si me inclino por esta opción, si apuesto por la idea de que volverá a inspirarme una musa… ¿qué tengo que hacer?

¿Tengo que esperar a que la musa venga a mí?

¿Tengo que ir yo a buscarla?

¿Será la misma musa la que volverá algún día?

¿Encontraré una nueva musa que me dedique su tiempo?

¿Es posible encontrar una musa para siempre?

¿Qué aspecto tienen?

¿Tienen aspecto?

¿Existen los musos?

¿Requieren cuidados especiales? 

¿Cómo sabré que he encontrado la musa adecuada?

La verdad, no creo que nadie pueda responder con certeza a mis preguntas, pero a mí me sirven para estimular mis ganas de buscar.

Las ganas de indagar en los rincones más recónditos de mi alma para averiguar qué busco en realidad, qué quiero, qué me atrae y qué me empuja hacia atrás en esto de la escritura.

Las ganas de aprender, las ganas de dejarme enseñar y de compartir mis pequeños adelantos.

Y, una vez analizadas las alternativas, pienso que la opción que más me “inspira” es la última, la más activa, la más atractiva, la más divertida y estimulante.

La de no rendirme. 

19 comentarios:

  1. IMPRESCINDIBLE DOCUMENTO para estos casos:
    http://www.elpais.com/articulo/portada/escribo/elpepusoceps/20110102elpepspor_9/Tes?print=1

    Me quedo, como siempre, con el gran Juan José Millás.

    Que reencuentres el camino.

    ResponderEliminar
  2. Volverán tus mus@s, como todo en la vida hay momentos mas inspirados que otros, no prives a tus seguidores de ese ratito de lectura y sensaciones, después de lo que te costó empezar….
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Luis. Me está dando una rabia-que-me-muero, porque esta mañana dejé un comentario que no se ha publicado arrrrgh!! Anyway, te decía que disfrutes de la búsqueda, querida. Se trata de eso.

    Que cómo son las musas? Pues ni idea, si quieres que te diga la verdad. A mí me pasa que en ocasiones es algo que hace click en mi cabeza, y me da una idea descabellada tras otra, y así salen entradas de raras como la de los Llúesei. Otras veces, la musa o el muso se reencarna en alguien; una persona que te proporciona ideas cada vez que abre la boca. O puede que te proporcione ideas sin tan siquiera tener que abrirla.

    Y si no, tómate un tiempito, cari, a pesar de lo que te dice Luis; si no hay nada que decir, te tomas una temporada sabática y chimpón. Que esto no ha de ser fuente de estrés, sino que ha de servir de terapia. Hay quien hace terapia escribiendo, hay quien la hace bebiendo mojitos... cada cual que haga lo que más le convenga.

    Si optas por el retiro, yo (que no me gusta hablar por boca de nadie) te esperaré con los brazos abiertos.

    Puses, cari.

    ResponderEliminar
  4. Pues eso, aférrate a las ganas de seguir aunque no sepas muy bien por dónde vas a tirar. Parece un buen comienzo empezar hablando de tu bloqueo. A lo mejor le das demasiada importancia al resultado y lo importante es más que nada ventilar tu interior a través de las palabras. Una terapia virtual, hermana. ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo. Pues ya que no aparece la respuesta de Mario Benedetti, me quedaré con Umberto Eco, que responde lo que respondería yo si ahora me preguntasen. Gracias por el enlace, muy interesante.

    Luis, gracias por tus ánimos. Me gusta que estés ahí. Besines.

    Ebony, parece que he decidido no tirar la toalla aún, así que seguiré buscando musas, en donde sea, incluso en las mojitadas o en las champanadas, ¡quién sabe! Mil gracias y puses.

    Hola Guille, ¡cómo me gusta ver tus comentarios! Además de verdad que es una buena terapia, iba a hablar de otra cosa de un escritor de verdad, y al empezar a explicar el por qué y la falta de inspiración, me salió esto y cambié de idea. Ya ves. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Pero yo te recomendaba la de Juan José Millás, no Benedetti. Búscala y si o la encuentras me lo dices.

    ResponderEliminar
  7. ¿Y si la Musa eres tú?, solo que por buscar otra no te das cuenta. Vamos, que con musas o sin musas has vuelto a escribir y eso es lo que todos esperamos. Pero estoy con Ebony, no te marques obligaciones en esta "parcela", cuando te apetezca o cuando te inspires escribes, eso es lo que lo hace especial. Te seguiremos de igual modo, no te desencantes!! Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Pero que Encanto eres MJ, ni te lo imaginas, siempre sacando para animar a los demás a lo que sea.
    Vale, no me obligo. Y vale, estudiaré la posibilidad de ser YO mi propia musa, ¡ni se me había ocurrido!!! Besos gordos llenos de energía.

    Hola de nuevo Anónimo. Leí hace mil años "El desorden de tu nombre" de J. J. Millás y ahora tengo comprado para empezar en breve "Lo que sé de los hombrecillos". Me gusta, pero no me sentí identificada con su explicación de por qué escribe. Busque a Benedetti porque me encanta su obra y me encantaba él, al no verle por el artículo, me decanté por elegir a Umberto Eco que escribe porque le gusta. Creo que por eso lo hago yo y, normalmente cuando me siento bien me visitan más las musas, al revés que a Millás. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  9. Yo también las ando buscando, y no aparecen. Malditas!!
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Ahhhhh! Ya me deja!!!
    Yo te decía lo mismo, q las ideas van y vienen. Q puedes escribir estando de cualquier ánimo y así saldrán los post, más tristes o más alegres.
    Te voy a proponer algo. P q no escribes sobre el otro sábado? Seguro q tus lectores nos reimos un montón. ;)

    ResponderEliminar
  11. Hola Extrema. No deseperas. Un amigo escritor que me ha hecho el comentario por otra vía me ha dicho que trabajando duro las encuentras. En ello estoy. ¡Venga! Gracias

    Gemmita, lo del sábado... mejor entre nosotras... ¿A que ha sonado como si no se puediese contar? Pues no, es que no me sale, que no sé qué contar del sábado ni cómo, ¡que ya lo he intentado! Creo que era sólo paverlo, ja ja ja! Puses

    ResponderEliminar
  12. Cuando de niño empecé
    a darme a la poesía,
    tan en serio lo tomé,
    que sólo en serio escribía.

    Romántico exagerado,
    era lo triste mi fuerte.
    ¡Válgame Dios! Le he soltado
    cada soneto, ¡A la muerte!

    La fatalidad, el sino,
    el hado, la parca fiera,
    el arroyo cristalino
    y la tórtola parlera....

    Todo junto le servía
    a mi necia inspiración
    para hacer una elegía
    que partía el corazón.

    No hubo desgracia ni duelo
    que en verso no describiera....
    ¡Si estaba pidiendo al cielo
    que la gente se muriera!

    ¿Que airado el mar se tragaba
    la barca del pescador?
    Pues yo en mi lira lanzaba
    los lamentos de rigor....

    ¿Que un amigo se moría,
    viejo o joven, listo o zafio?
    Pues, ¡zas!, al siguiente día
    publicaba su epitafio.

    ¿Que una madre acongojada
    gemía en llanto deshecha?
    ¿Que por una granizada
    se perdía la cosecha?

    Pues yo enjugaba aquel llanto
    en versos de arte mayor,
    y maldecía en un Canto
    al granizo destructor.

    Escéptico y pesimista
    ¡me hacía unas reflexiones!....
    Sirva de ejemplo esta lista
    de varias composiciones:

    Ludibrio, Dios iracundo,
    Profanación y adulterio,
    Los desengaños del mundo,
    El ciprés del cementerio.

    Pues, ¿y una composición
    en que, imitando a otros vates,
    con la mejor intención
    decía estos disparates?

    «¡Ay! El mundo en su falsía
    aumentará mi delito,
    vertiendo en el alma mía
    la duda de lo infinito.

    ¡Triste errante y moribundo,
    sigo el ignoto sendero,
    sin encontrar en el mundo
    un amigo verdadero!

    ¡Todo es falsedad, mentira!
    ¡En vano busco la calma!
    ¡Son las cuerdas de mi lira
    sensibles fibras del alma!

    ¡El mundo, en su loco anhelo
    me empuja hacia el hondo abismo!
    ¡Dudo de Dios y del cielo,
    y hasta dudo de mí mismo!

    ¡Esta existencia me hastía!
    ¡Nada en el mundo es verdad!»
    ___________________________

    ¡Y todo esto decía
    a los quince años de edad!

    Francamente, yo no sé
    cómo algún lector sensato
    no me pegó un puntapié
    por necio y por mentecato.

    ResponderEliminar
  13. ¡Madre, cómo me has dejado, Anónimo!
    Muchas gracias por compartir tu poesía y pasado. ¡Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  14. HOLA ENCANTADA HACE TIEMPO QUE NO PODÍA CONECTARME A TU BLOG PERO ESO NO SIGNIFICA QUE NO ME ACUERDE DE ÉL.CREO QUE LO HACES MUY BIEN Y ERES CAPAZ DE DESPERTAR MUCHAS EMOCIONES CON TUS HISTORIAS.Y ADEMÁS, CONSIGUE QUE "UNA" QUE FÍSICAMENTE ESTÁ UN POCO MÁS LEJOS SE ENCUENTRE MÁS CERCA...¡ NO TE RINDAS ! ¡ Y CUENTA LO DEL SÁBADO ! DESPUÉS DE LOS LLOROS DE 2010 UN POCO DE RISA NOS VENDRÁ FENOMANAL...UN BESAZO.CARMEN

    ResponderEliminar
  15. "Ahora bien, si me inclino por esta opción, si apuesto por la idea de que volverá a inspirarme una musa…" ¿qué tengo que hacer?

    ...encantadaxcapricho, no sólo pienses en tus musas... por lo que leo, TU también eres una chiquitina musa de mucha gente! ...no les (nos) dejes sin su "mini-musa"!

    ¿Tengo que esperar a que la musa venga a mí?

    Esperando se va la VIDA! ...descansar sí está permitido!

    ¿Tengo que ir yo a buscarla?

    Las musas, como las personitas humanas, hay de todo. Algunas llegan. Otras, las más perezosas, hay que irlas a buscar. fifty/fifty!

    ¿Será la misma musa la que volverá algún día?

    Hasta donde yo sé todas las musas vuelven!! ...unas con su presencia... ...otras con su recuerdo!

    ¿Encontraré una nueva musa que me dedique su tiempo?

    Por supuesto! Muuuchas musas té van a dedicar sus privilegiados momentos, en todo caso nunca va mal pecar de endogámico y dedicarte pequeños espacios de tiempo... ...a ser tu propia musa!

    ¿Es posible encontrar una musa para siempre?

    Si pides a una musa todo su tiempo no te durará. Las musas son muy celosas de sus espacios propios. Si se los das, si les permites su esencia, duraran... quizás más allá del siempre!

    ¿Qué aspecto tienen?

    Son tremendamente humanas.

    ¿Tienen aspecto?

    Facciones, rasgos, expresiones, cualidades y defectos, alegrías y tristezas.

    ¿Existen los musos?

    Sí, yo tengo algunos! ...aunque confieso que tengo más musas.

    ¿Requieren cuidados especiales?

    Básicamente cariño y gotas de dedicación. Unas necesitan tacto... otras bastan con el recuerdo amable (de amar!).

    ¿Cómo sabré que he encontrado la musa adecuada?

    Tu corazón laterá con desenfreno. Seguro.

    ResponderEliminar
  16. Hola Carmen, me alegro muchísimo de verte por aquí (y por las tiendas del pueblo vecino...)
    Venga, voy a hacerte caso y seguiré intentándolo, pero lo del sábado ya no va a poder ser, no me llena la idea y no recuerdo muchos detalles. Ya nos reiremos en otra ocasión, te lo prometo. Besines, guapa.

    Bueno, Anónimo. ¿Por dónde empiezo? Cuando escribí esto no pensaba que nadie fuese a venir a contestar esas preguntas, ¡de verdad, eran absolutamente retóricas! pero es cierto que yo me las hago, o mejor dicho, me las hacía antes de leer tu comentario. Te doy las más sinceras gracias. Me ha encantado sentirme como una musa chiquitina. ¿Volveras a visitarme? ¡Me encantaría!

    ResponderEliminar
  17. ...encantadaxcapricho!

    No me des las gracias, y perdóname si entré en casa sin ser invitado.

    Escribir en la red es siempre sorprendente. A vences te responden lo que aún no has preguntado... ...y taaantas veces, escribiéndote, te respondes a tus propias preguntas.

    Si me dejas, estaré encantado de "volver a visitarte". Tu "escríbete"! ...nuestros detalles que escribimos son nuestras mejores musas.

    ResponderEliminar
  18. Apreciada escritora huérfana de musas:

    Te propongo que nos cuentes lo que te evoca el frío (no el invierno necesariamente). Y en tu descripción fuerza que aparezcan estas tres palabras en algún momento: Descalza - Golondrina - Fugaz.

    Abrazos y suerte en tu búsqueda.

    ResponderEliminar
  19. Ja ja ja! Anónimo, en mi blog todos son bienvenidos y si no te había invitado lo siento de veras. Puedes volver cuando quieras, sobre todo si aportas tanto. Yo escribo, vale y tú llámame sólo "encantada"

    Apreciado Anónimo (madre cuántos anónimos en una sola entrada!!!)
    Vale, voy a intentar seguir tu consejo. Escribo, y si sale algo digno de poner aquí, lo publico. Mil gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar