13 de marzo de 2011

¡sorpresa!

Ahora que se ha puesto de moda celebrar por todo lo alto la llegada a esa década a la que yo estoy a punto de llegar, se me plantea la duda de qué tienen los 40 que no tengan otras edades.

Tengo que admitir que a mí lo de festejar mi cumpleaños es algo que no me atrae y que no suelo hacer.

Pero entiendo que si la mayoría de las personas se sienten como yo en este momento, es normal que les apetezca celebrarlo (y hablo de este momento claro, ya que soy mujer veleta).

Es una edad en la que ya has pasado mucho y en la que aún te queda mucho por vivir.

En la que te sientes maduro, experimentado y capacitado para transmitir ese conocimiento, pero al mismo tiempo te sientes con muchas ganas de seguir aplicando lo aprendido y de aprender muchísimo más de la vida.

Sin embargo el hecho de que por cumplir 40 años te preparen una fiesta sorpresa a mí me da que pensar. Sí, en el mal sentido, pero no por nada, sino porque me asusta.

Me han preparado dos fiestas sorpresa en toda mi vida. Tengo que agradecerlo: me sorprendieron mucho y me gustó mucho. Pero también me puse muy nerviosa.

La primera vez fue en mi adolescencia, para despedirme pues cambiábamos de ciudad y dejaba atrás muy buenos amigos. La segunda vez fue en mi 28 cumpleaños, y la verdad es que todavía no sé por qué me la hicieron.

El caso es que, las dos veces después del susto inicial, después del llanto causado por el congojo de la sorpresa y la emoción, después de las risas posteriores al llanto, después de la localización de todas las caras conocidas entre tanta gente, conseguí agradecer el gesto y pasarlo fenomenal.

Pero estar pensando que es posible que dentro de un año a mis queridísimas personas cercanas les pueda dar por prepararme una fiesta sorpresa por mi paso a esa década tan especial, me da verdadero pánico.

Están avisados, claro. Saben que no tienen que hacerlo, y espero que me hagan caso.

Pero en el fondo no me fío. Así que he decidido que yo, en lugar de celebrar la llegada, quiero celebrar la despedida de década.

Me gustaría celebrar el último año de una década que, aunque ha tenido momentos muy, muy duros también los ha tenido buenísimos y sobre todo celebrar que me siento bien físicamente, bien mentalmente, bien acompañada, ¡qué digo bien! muy bien acompañada, tanto en mi círculo cercano como en los más alejados.

Ahora sólo me queda pensar qué podría organizar, si es que me decido claro, porque me queda un mesecito. Se admiten sugerencias.

¡Ah! y lo que me gustaría de verdad es no soplar dos velas rojas con unos números, sino 39 velas. Me encantan las tartas llenas de velas.

14 comentarios:

  1. HOMBRE HOMBRE HOMBRE ¡¡LO QUE HAGA FARRRRTA¡¡¡¡ un fiesta??????? pues aqui va el ALMA de las fiestas je je je , claro que si Antonia, lo vamos a preparar FENOMENAL¡¡¡¡¡ Muy buen recuerdo ya lo verás¡¡¡¡¡ besos cuenta conmigo, buen............. tu ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  2. Llevaba días sin pasarme por aquí (no me lo tengas en cuenta, que sabes por qué ha sido). A mí sí me gustan las fiestas sorpresa. Me han organizado dos (la última, la viviste muy de cerca), y la verdad es que me parecen una forma muy chula de celebrar algo.

    Las dos veces en que me han dado la sorpresa para mí ha sido genial. No sé. Es emocionante, y gratificante ver que la gente que ha asistido y, sobre todo, la gente que la ha organizado, te tiene tanto aprecio como para estar organizando y maquinando para montar una fiesta.

    Pero bueno, lo de celebrar el fin de una década, más que la entrada en una década nueva, también me parece original, la verdad. Anyway, decidas celebrar lo que decidas, yo creo que la clave es celebrar, ¿no? A mí me gustan las celebraciones.

    En fin, sea lo que sea que pase finalmente, tengas fiesta sorpresa o no, disfruta de lo que venta, Encantada querida; seguro que la década de los 40 te deparará muchísimas cosas más: experiencias nuevas (buenas y malas), sinsabores, aprendizajes, alegrías, sorpresas... y al fin y al cabo, se trata de eso, ¿no?

    Vaya parrafada.

    ResponderEliminar
  3. Bueno encantada xc,

    Primero de todo disculparme por mi tardanza. A la que me he despistado ya me llevas tres post de ventaja! ...genial! eso es que la inspiración llegó fueeerte!

    Estos días he estado muy ocupado con mi cotidianidad y todos mis submundos propios. Buf! creo que tengo demasiados frentes abiertos. Bueno... pues se ve que se me han revuelto mis necesidades expresivas y me he decidido a abrir un blog propio! De momento me está quedando raro, escribo poco, pero me escribo mucho! ...no sé... este blog empieza sin rumbo fijo, no se que camino acabará por tomar (si es que toma algún camino, de momento siento que ando campo a través!).

    Bueno... por si alguien se aburre en sus horas libres:http://totelfruit.blogspot.com/

    Rollos aparte: me encantó la descripción del Momento de las burbujas! ...las burbujas son magia! ...son planetas que vuelan, un universo en miniatura. Son arte efímero. Son fragilísimos cristales acuosos (y jabonosos). Desde siempre me ha encantado el mundo de las burbujas... quizás porque yo mismo, a ratos, me siento un poco "niño-burbujita"!!!

    Bueno... me queda por comentar lo de la fiesta... pero es tarde...

    Bueenaaaas nooooches!

    ResponderEliminar
  4. Síiiiii... una fiefta... me encantan las fieftas!!! Yo como Anita, cuenta con la muá, la retratista. jajaja

    A mi me quisieron hacer uan fiesta surprise surprise, pero me cosqué. Eso sí, yo me hice la sorprendida igualmente, no era plan chafar los planes. Pero una, q está a todo..., q no se le escapa nada... Empiezo a atar cabos... jijiji

    ResponderEliminar
  5. Hola Anita, ¡qué sorpresa verte por aquí! Ah claro, es que en mi entrada sale la palabra "fiesta" jajaja! Pues nada, que si finalmente lo celebro cuento con "tu alma" para que me la animes. Besines.

    Hola Ebony, te perdono las ausencias, ya que tú me perdonas a mí las mías. Sé muy bien que te gustan las sorpresas, a mí... lo que no me gusta es ser el centro de atención. Y no es que no me vaya a gustar la década de los 40, seguro que me encanta, es que me gusta ir a la contra, es una tara con la que nací, entonces si todos celebran los 40 yo voy y celebro los 39. Ya ves, una rareza más. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo. Pues sí, me extrañaba que no aparecieses, me alegro de que hayas vuelto. He echado un vistazo a tu blog, suerte que viví tres años en Barcelona y entiendo más o menos el catalán. Ya me he hecho seguidora, y espero ver cositas escritas por ti. Te debo los comentarios. Un abrazo y suerte en tu nueva empresa.

    Hola RU, mi retratista particular. Por supuesto que si se celebra te haré trabajar en el reportaje, jaja! ¡Fiefta, fiefta!!! Besos.

    ResponderEliminar
  7. Uy lo que ha dicho! Celebrar, Fiesta, Sorpresa...¡¡B-R-A-V-O!!. Vamos, que sea para la entreda, la salida o el camino a los 40, da igual, el caso es celebrar, divertirse y ser feliz. Y si encima se trata de hacer feliz a alguien a quien queremos, vamos con lo ojos cerrados. Fiesta es mi segundo nombre, je, je...RU, hay que hablar!!!. Ya no vale echarse para atrás....Besos y achuchones!

    ResponderEliminar
  8. Hola MJ. Pues va a ser que celebro sí o sí. Vale, cuento con vuestras ideas y aportaciones. Qué panda de fiesteras me echado. Mil besos guapa.

    ResponderEliminar
  9. Te libras porque estoy lejos, que si no... ;)

    ResponderEliminar
  10. Ui!

    Hay una fiesta montada y yo que llego tarde!!!!
    Uf! todos ya vais entonadillos riendo por nada y yo me siento un poco "out"! ...venga una botella de vino, tengo que ponerme a vuestro nivel!!!

    A mi por mis 30 también me hicieron una fiesta sorpresa. Recuerdo que cuando se encendieron las luces y vi a todos mis amiguetes allí pensé: "uuuu! que coñazo", soy de una manera que no puedo ver que la gente no se lo pasa bien si han venido a mi fiesta, y me pasé todo el rato presentando a amigos para que interactuaran a tope y nadie se sintiera aburrido. Creo que no supe disfrutarla, creo que debía haber sido sanamente egoísta y disfrutar mas esa fiesta.

    En todo caso los días pusieron la fiesta en su lugar y yo estoy encantaaaaado de que un día tantísima gente se reuniera para decirme al unisono que tengo un montoooón de amigos!!

    EncantadaXC, si llega... ENJOY!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Ebony, perdona el retraso en contestarte. No sé si finalmente habrá fiesta, pasan los días y vuelve la chica esa a la que le dan pánico esas cosas. pero si la hay, no te preocupes que yo sentiré como si estuvieses conmigo. Un besazo.

    Hola de nuevo Anónimo, y perdona también el retraso. No nos pillas tan entonados, no te preocupes, vamos depacito. Me ocurre exactamente como a ti cuando hay una reunión que tiene que ver conmigo, por eso no sé disfrutarlo y por eso mis comentarios sobre las fiestas sorpresa. Gracias por hacerme sentir que no soy la única que se siente así. un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  12. a mi nunca me han preparado una fiesta sorpresa... :(((((((

    Disfrútalo princesa!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola, soy Edward, y me encantaría acudir a esa posible fiesta. Así de esta forma puede que te invite yo a los Ocho días de Oro que se preparan para Octubre. Bsss.-

    ResponderEliminar
  14. Hola Irene. Si nunca te han preparado una fiesta sorpresa y te gustaría, déjalo caer, seguro que te encuentras con ella!! Un besazo y gracias por visitarme de nuevo.

    Hola Edward ¿Norton?
    Encantada de que visites mi blog.
    A ver, te cuento. A riesgo de que mis queridas amigas se me echen encima, tengo que decir que la posible fiesta es posible que se quede en posible nada más porque, como todos los años, cuando va llegando el momento empieza a darme pánico organizar una fiesta y ser el centro de atención. Así que si el ser invitado a mi fiesta era la condición para que tu me invites a tus ocho días de oro en octubre, me parece que me he quedado sin el preciado metal... Gracias de todos modos

    ResponderEliminar