18 de julio de 2011

¿descosido?


o puede que...

... desatado
rajado
quebrado
cortado
separado
partido
estropeado
fracturado
averiado
segmentado
desbaratado
troceado
deteriorado
despegado
fragmentado
tronchado
fraccionado
dividido
desintegrado
escacharrado...



... a veces algo se nos descose e intentamos zurcirlo, pero cuando lo hemos remendado varias veces y sus dos lados se empeñan en no quedar unidos, nos da por pensar que no se ha descosido, sino que se nos ha roto.

Pero ¿y si lo que ocurre es que con cada punzada lo dañamos más porque no sabemos coser?





11 comentarios:

  1. Pienso que se le pueden hacer puntadas si se descose, la primera vez. Muchas a veces se fastidia más. Pero claro, depende de lo buena costurera que seas, de si la tela es buena, de si las puntadas son pequeñas, uniformes y hechas a conciencia, de cómo tratemos la tela entre zurcido y zurcido...

    Cada labor es un mundo, siempre.

    Un besito.

    Yseult

    ResponderEliminar
  2. Puede que no sepas coser, puede que la tela no sea buena, puede que ni siquiera coincidan los dos trozos de tela, que el hilo no sea el adecuado, que tengas tan tirante el tejido que a poco que lo estires un poco más, termine por romperse. Lo se, es una camisa que le tenías mucho cariño por la cantidad de veces que te la has puesto, pero al final destiñe, se arruga y se rompe. Una opción es colgarla en una percha y observarla: la otra es comprarse otra nueva. Puede que salga de peor calidad, o mejor, nunca se sabe lo que nos vamos a encontrar.-

    ResponderEliminar
  3. Siempre se puede aprender. Si de verdad se quiere se puede aprender a coser. Las ganas son el motor.

    ResponderEliminar
  4. Quizas no son los dos trozos correctos, por mucho que nos empeñemos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente siempre se puede aprender, tal vez tenga que ser con una técnica distinta.
    Incluso con telas muy diferentes pueden quedar cosas estupendas, por ejemplo las colchas de "patchwork" que vemos tan preciosas. Seguro que requiere esfuerzo e imaginación pero el resultado vale la pena, y a veces es muy duradero.

    ResponderEliminar
  6. No se coser. Con suerte soy capaz de coser un botón de una camisa. El botón se aguanta, però si lo miras de cerca te das cuenta que si se aguanta es sólo por la cantidad de veces que he pasado la aguja! ... ...por suerte alguien inventó la cremallera!!!

    Ya ves, contra los descosidos del corazon: cremalleras!!!

    Cremallera és tomarte tu tiempo, cremallera és decidir no hacer nada y que passen los dias, cremallera és poner en una balanza y medir, cremallera és elegir, cremallera es no elegir pero "hacerlo vivible", cremallera es irse de vacaciones al mar...y a la montaña, cremallera és mirar con tendreza las cosas tiernas!, cremallera es abstraete de la situación, verla des de fuera i acabar pensando que tener descosidos, aunque duro, puede ser todo un privilegio!!

    Anycase... la palabra con que me quedo (bueno, dos!) és "hacerlo vivible"! ...sea cual sea la magnitud del descosido.

    Me

    ResponderEliminar
  7. Si, quizás.

    Saludos, revisaré un poco.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena pregunta. Me haz puesto a pensar en que a veces por arreglar algo lo danamos mas. Sera porque hay cosas que solo debemos dejar a Dios. El es el unico capaz de arreglar todo lo que nosotros en nuestra ligereza destruimos. Muchas Bendiciones. Magnifico Blog!!

    ResponderEliminar
  9. Desde el punto de vista literario: hubiera terminado la serie de participios con el más claro y que, además, cierra el refrán al que haces referencia en el título: roto. Desde el punto de vista emocional, humano: la imagen del descosido es muy plástica. Vemos cómo un hilo sale un día, y no damos importancia. Otro día son dos. Al cabo de unos meses, son varios los deshilachados, y comenzamos a ver a través del descosido. Pasamos frío, o vergüenza, pero es tan cómoda la prenda. Hasta que la manga, la pernera, la costura en fin cede del todo y deja al aire nuestro interior, sin pudor alguno. Y ya no sabemos si remedar, remendar o comprar algo nuevo. Recuerdo los trabajos de patchwork esto es, tejer a base de retales, algo muy de nuestras abuelas, y me viene el símil inevitable: si ellas hubieran tenido Zara, ¿hubieran remendado tanto?

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos.
    Lo primero que quiero es pedir disculpas por haber tardado tanto en contestar a vuestros comentarios. La vida me ha tenido secuestrada por otros lares. Pero a ello voy.

    Yseult: tienes razón en que cada labor es un mundo, y bordar nunca ha sido lo mío. Intenté con el punto de cruz y funcionó un tiempo, pero ya no ha dado más de sí. Un besazo.

    Anónimo: es cierto que hay que darse cuenta cuando una prenda está muy desgastada y cambiarla ñpor otro, pero a veces cuesta, y cuesta tanto que nos cuesta reemplazarla rápidamente. Necesitamos un tiempo sin ella antes de buscar la nueva. Un abrazo.

    Maraina: tú lo sabes, no siempre se tiene maña para todo, y tampoco existen clases de todo en esta vida. Pero sí, las ganas son el motor, mientras aguantan. Un besazo y gracias por estar ahí.

    Pilar: lo que cuesta es creer que los trozos no sean los correctos cuando lo han sido durante mucho tiempo y antes casaban fenomenal sin ayuda de curcidos. Aunque puede que el uso haga que uno dé de sí más que el otro y ahora ya no pegan el uno con el otro. Gracias, un abrazo.

    Mami: el esfurzo y la imaginación siempre me han acompañado a la hora de ponerme a coser, pero debe ser que se han tomado unas vacaciones sin permiso, porque por más que las busco, no las encuentro. Un besín y tranquila, que todo va a ir bien.

    Papa: ante todo, bienvenido a mi blog. Y me encanta tu idea de la cremallera y hacerlo vivible. Ahora sólo queda que inventen las cremalleras que se puedan pegar en lugar de coser, porque si no, estamos en las mismas. Gracias, un abrazo.

    El Escritor: bienvenido también a mi blog, me encanta ver caras nuevas. Espero que te guste lo que ves. Un saludo.

    Jackie: otra bienvenida más a mi casa. Difiero contigo en la idea de que Dios puede arreglar lo que nosotros no podemos, creo más bien que debemos esforzarnos en hacerlo lo mejor posible. De todos modos me gusta tener todo tipo de ideas por aquí. Gracias y un abrazo.

    Ful: tu comentario no admite comentario alguno. Ya sabes, lo bordas y dices lo que me hubiese gustado decir a mí. Increíble la metáfora de Zara. Un beso enorme y sigue así.

    ResponderEliminar
  11. Esto parece un taller de costuras. Hay que ser muy buena bordadora para hacer un zurcido invisible, remendar o poner un parche no siempre funciona. Al leer tu texto y los comentarios me ha venido a la cabeza que todos los veranos saco los zapatos que el año anterior me resultaron tan cómodos y de forma inexplicable al ponérmelos de nuevo si no me hacen daño un dedo, me rozan detrás. ¿Me cambia el pie en solo unos meses? A veces lo que durante mucho tiempo nos hace feliz, nos ayuda a caminar bien, a sentirnos cómodas deja de encajar en nuestra vida, se pueden poner tiritas y aguantar la molestia, pero cuando el dolor es fuerte lo mejor es andar descalza un tiempo, volver a sentir la tierra antes de intentarlo de nuevo.
    Espero que solo guardes lo mejor del camino recorrido.

    ResponderEliminar