8 de julio de 2011

el mejor regalo del día


Llega el verano, y con él las vacaciones, de algunos, porque las mías este año han perdido el tren y parece que llegarán con bastante retraso.

Otros años, al llegar estos momentos, cogíamos a los peques y nos íbamos a disfrutar del merecido descanso anual. Lo curioso es que este año, aunque nosotros trabajemos aún, la princesita ya no tiene colegio, como debe ser, está agotada y necesita divertirse.

El único problema es compaginar las horas de trabajo con las de cuidar una niña de cuatro años. Nada que no tenga solución. Una vez apuntada la niña a un campamento urbano parece que la cosa funciona.

Pero al cuarto día de asistir a sus quehaceres veraniegos y deportivos el problema surge de nuevo: "mami, mañana no quiero ir al campamento" "¿por qué mi niña?" "porque me aburro todo el tiempo". Esta simple frase se presenta a las tantas de la noche, que no puede dormirse, que me la he llevado a mi cama mientras leo hasta que se duerma y viene acompañada de un abrazo eterno y unas cuantas caricias en mi pelo. 

Una no es de piedra.

Analizo la situación: el campamento deportivo parece estar orientado a niños más mayorcitos, porque a nuestros pequeñines eso de tenerles en filas esperando turno para dar a una pelotita con la raqueta no parece hacerles mucha gracia. Por otro lado tiene miedo de nadar sin flotador y no se baña en la hora de piscina. Además, echa de menos los ratos de juegos con los papis y los mimos que los acompañan.

Por otro lado más... yo también echo mucho de menos los juegos con ella y los mimos que los acompañan.

Y esto va sonando a demasiados "menos".

Me da un ataque de necesidad, de mucha necesidad.

Cierro el libro, quito el despertador, apago la luz y me tumbo al lado de mi bichejo. Acercándola a mí y abrazándola con todas mis fuerzas le digo: "duerme tranquila que mañana te quedas en casa".

El roce de su manita en mi mejilla y el sonido de ese "gracias mami" son, con diferencia, el mejor regalo del día.





8 comentarios:

  1. precioso y un dilema que se le presenta a infinidad de padres en estos días creo que la opción abuelos es la mas producentes para ellos siempre que se tenga esa oportunidad claro creo que en vez de un campamento urbano se creara uno con abuelos que se encargaran de contar experiencias y anécdotas se lo pasarían mejor no se aburrirían ni los unos ni los otros jeje

    ResponderEliminar
  2. Hola Nikito, pues podría ser una opción. Me gusta la idea de abuelos contando experiencias, pero no soy demasiado partidaria de abuelos cuidando nietos todos los días durante ocho horas porque, aunque a ellos parezca venirles bien, creo que es más saludable para ambos verse de forma menos continuada y sin obligaciones ni necesidad de educar. Creo que los abuelos deben aprovechar esos ratos disfrutar de sus nietos y no para terminar el día agotados. Ya tuvieron bastante con sus hijos, ahora les toca descansar.
    De todas formas ya me dirás tú que prefieres "futuro abuelo".
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. pues que quieres, deseando de malcriarlo, los abuelos jóvenes como yo, un ratito todas las mañanas con el nieto nos viene de lujo, el mio sera un bebe ahora, pero en lo sucesivo encantado de estar con el dando una vuelta vacilando de nieto jejeje

    ResponderEliminar
  4. La opción "abuelandia" está bien para un rato, un día y poco más, porque siempre surgirán discrepancias a la hora de calibrar lo que se puede y lo que no, lo que se debe y lo que no. Porque yo ahora me prgunto infinidad de veces: Si a mí no me dejaban hacer eso...por qué a mis hijas si, y encima les ríen la gracia?? Porque ellas son nietas y yo era el hijo, está claro. Hay que dejarles claro a los abuelos cuales son las normas a seguir, y si lo entienden y lo cumplen...no hay problema alguno en dejarlos disfrutar de los nietos cuantas veces sea necesario. Eso si, no hacerlo una obligación.
    Está claro que es la mejor opción.-

    ResponderEliminar
  5. Hola hija, eres muy tierna. Yo te entiendo, pero no sé si cuando lleves toda la mañana con ella sin parar de hablar y de pedirte que juegues un ratito te va a parecer lo mismo. En cualquier caso me parece muy bonito lo que has escrito. Besitos para mi bichejo y para tí, que ya sé que dices que siempre me olvido cuando está ella delante.

    ResponderEliminar
  6. Si puedes compajinarlo, estupendo, si no puedes, mala solución, porque existe un pasado mañana, lamentablemente.

    Una tierna escena, que resulta tan real.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Una imagen muy gráfica y enternecedora de la princesa de la casa y su mami. Parece que los campamentos urbanos no vuelven locos a los más pequeñas. Iñaki dice que todo lo bueno y divertido lo hacen los mayores, que ellos solo cantan canciones de bebitos. Aunque de momento no ha dicho que va. Siempre les resultan agradables los juegos con sus papis y los mimos, aunque no siempre se puede hacer lo que los peques quieres, y más si tu trabajar.
    Un achuchón para tu bichito

    ResponderEliminar
  8. Hola Johnny. Claro, llegando a un acuerdo con ellos en lo que deben consentir y no, es una buena opción. Aunque yo sigo pensando que un día y noche con ellos de vez en cuando es más gratificante para todos que ponerles un horario laboral. Además hay que recordar que ellos tienen sus quehaceres que no pueden dejar por criar a los nietos. Un abrazo.

    Hola Mami. Por suerte el viernes no tuvo una mañana muy habladora, eso sí, ¡por la tarde ya me iban dando ganas de buscar un taponcito para ponerle! Nooo, es broma, se portó fenomenal y sigue en ello. ¡Y ya sabes, esta tarde preparaos para recibirla! Besines.

    Hola Pilar. Por suerte trabajo en casa y no tengo exceso durante estos días. Es un privilegio poder permitirme apagar el despertador para que la peque no lo pase mal. Realmente el apuntarla al campamento fue para que ella lo pasara mejor que en casa jugando solita o viendo la tele los ratos que no puedo evitar sentarme al ordenador. Por eso prefiero no llevarla a la fuerza. Un abrazo.

    Hola Graziela. Qué ganas de ver a Iñaki, debe estar tremendo. Si el lo pasa bien es genial que estén con otros niños y no metidos en casa toda la mañana, pero en este caso es que no lo veíamos bien, y preferimos ceder. Un beso para todos.

    ResponderEliminar