23 de septiembre de 2011

un añito


Hace algo más de un mes este modesto blog cumplió un año.

Hace algo más de un mes yo no cumplí la promesa que le hice cuando nació: estar junto a él en todo momento.

¿Excusas? No tengo. Simplemente no me sentí con fuerzas.

Le pido perdón públicamente, así como a los seguidores de este mi pequeño rinconcito, por haber desaparecido de él durante dos meses.

Los que me conocéis sabéis más o menos el motivo de mi ausencia. A los que habéis aterrizado aquí por recomendación, por curiosidad o simplemente por casualidad, pediros mil disculpas por ni siquiera avisar, y deciros que vuelvo a estar al pie del cañón (espero), por si aún os apetece pasar algún ratillo por aquí.

Ahora simplemente necesito echar un momento la vista atrás. Cerrar los ojos y dejarme llevar por esa marea de recuerdos, de momentos e ideas, que han llenado ese año extraño por el que ha pasado mi vida.

El primer año de vida de mi querido blog ha sido un año repleto de idas y venidas, de momentos “Guadiana” en los que desaparecí del mapa durante días para volver cargada de ilusiones y ganas de seguir, volviendo a desaparecer y resurgir en muchas ocasiones más.

Ha sido un tiempo en el que aprendí a parcelar mi vida para hacerla más sencilla y llevadera. Y así fue a veces, aunque otras fue dura, sobre todo cuando finalmente una de las personas más importantes de mi vida pasó a formar parte de otra parcela, algo que no por esperado resulta menos doloroso.

Un año envuelto por la crisis, esa que al final también consiguió trastocar mi parcela profesional y dejarla mal herida.

Un año en que muchas veces sentía que mi persona era igual que la canción de Mecano, una luz que se enciende sólo para que se la vea desde fuera, como la de la nevera, y que no refleja del todo lo que guarda dentro.

Pero el año también tuvo muchas alegrías, algún proyecto que ahora se está llevando a cabo y cariño, mucho cariño que ha conseguido que a pesar de todo ahora esté aquí sentada viendo todo como una fase más de mi vida.

De ahora en adelante comienza una nueva etapa, con sus parcelas, sus momentos y sus personas.

Y quiero pensar que estos dos meses de ausencia han sido para mi blog como un campamento de verano, en el que lo han cuidado bien mientras yo no podía ocuparme de él.

Ahora han empezado de nuevo las clases y rutinas varias y es mi deber y mi placer ayudarle a crecer lleno de anécdotas, historias y porqué no, algún nuevo relato.



7 comentarios:

  1. Bienvenida de nuevo... y felicidades por el añito!!!

    La verdad es que tomarse descanso de muchas cosas por verano, no solo es sano, sino que además es necesario. El desgaste es el triple, y necesitas recargar, pensar, llegar a tomar decisiones, y luego recolocarte tu.

    Estoy segura de que el resueltado ha sido excelente, y has surgido como el Fénix... un beso. :0)

    Yseult

    ResponderEliminar
  2. Nos tienes aquí para lo que sea. Eso por descontado. Un beso de ánimo y cariño.
    M

    ResponderEliminar
  3. Pues felicidades a ti y a tu niño. Y para el resto de los días, ¡feliz no cumpleaños!
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
  4. Felicidades;)
    Cada momento su tarea, esta siempre es tu casa y es un placer visitarte

    ResponderEliminar
  5. Nos alegra que vuelvas, Concon. Y, como yo digo, obligaciones con el blog, cero patatero. Si se puede, sí; si no, en otro momento. Que la vida ya es bastante perra.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. "El silencio de un rio, te hablarà de una fuente."

    ...al final la vida és eso, cambio!

    I si nos dejas seguiremos cerquita tuyo mientras escribes tu VIDA!

    un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Yseult.
    Me alegro de verte y comprobar que sigues por estos mundos como internauta. Gracias por los ánimos. Muchos otros para ti. Creo que tenemos pendiente contarnos cosas ... un beso enorme.

    Hola M.
    Otra incondicional. Muchas gracias por estar siempre. Besines.

    Hola Guille.
    Muchas gracias. Me encanta cada vez que compruebo que estás al otro lado aunque el teléfono se empeñe en no juntarnos. Un beso a los dos.

    Hola Pilar.
    Estoy encantadísima de verte aún por aquí a pesar de mi abandono. Te debo una larga visita por tu casa que también aparté un poco. Gracias por seguir visitándome.

    Hola Ebony.
    Gracias por el consejo. A ti también te debo visitas varias a tus casas. Me encanta tu pañuelo, estás guapísima. Un beso, Concon.

    Hola Anónimo.
    Tus lecciones siguen dándome una inyección de energía y positivismo. Gracias por seguir acompañándome en este viaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar