9 de marzo de 2012

sosiego

















Hay épocas en la vida en la que nos esforzamos en conseguir algo. 

Luchamos durante semanas o meses, incluso contracorriente, para lograrlo.

A veces no sabemos ni lo que es ese algo. 

A veces simplemente tenemos una necesidad.

Por suerte hay veces en la vida en que conseguimos darnos cuenta de que ese algo no es real.

Nos paramos, tomamos una respiración profunda, colocamos la postura, observamos alrededor y nos damos cuenta de que lo teníamos justo delante. 

No era necesario buscar. Estaba aquí. 

Necesitábamos simplemente percibirlo. 

Se trataba sólo de disfrutar esto, lo que tenemos.

Y en ese momento, cuando lo vemos, cuando lo sentimos, nos llena una inmensa sensación de paz.

La mente se calma, cesa el oleaje y nuestro cuerpo encuentra por fin el sosiego.




1 comentario:

  1. La magia siempre está aquí, junto a nosotros, pero no basta con tener los ojos abiertos para percibirla, sólo hay que estar atenta y abrir el corazón,

    ResponderEliminar