27 de octubre de 2012

¿cómo...?


Puede que te preguntes...

... ¿Cómo se puede salir de casa un viernes a las 21:45, estando agotada de la semana, lloviendo, cargada con dos bolsas de ropa que no me pongo y aun así con una sonrisa de oreja a oreja?

¿Cómo se puede ir en coche al otro lado del pueblo impaciente por llegar, sin perder la sonrisa y pensando que las próximas horas van a ser un auténtico regalo?


¿Cómo puede una reírse durante cinco horas seguidas, hablar durante cinco horas seguidas, compartir noticias y notición durante cinco horas seguidas, desnudándose y vistiéndose veinte veces?

¿Cómo se puede llegar a casa a las cinco de la mañana, con la garganta irritada de tanto hablar, sin haber estado en un local con música alta y sin fumar?


¿Cómo se puede llegar con agujetas en las mejillas y en el estómago sin haber estado en el gimnasio durante horas?

¿Cómo se puede llegar de un mercadillo, con dos bolsas llenas de ropa nueva y preciosísima estilo "Marta" sin haber gastado ni un sólo euro?

¿Cómo se puede volver a casa, sintiéndose una la mujer más afortunada del mundo, con una sonrisa mayor que la de antes enmarcando mi cara?

¿Cómo se puede sentir, durante cinco horas seguidas, amor infinito hacia 12 personas a la vez, aunque una estuviese ausente y otra fuese "la agregada"?

Sólo hay una manera posible y ellas lo hacen en cada ocasión y con más ganas y más energía cada vez.

Sólo teniendo el privilegio de pertenecer a "La Chinguipandi" y ser tan afortunada de que todas y cada una de sus componentes se hayan cruzado en mi vida.

Un nuevo brindis por todas vosotras (esta vez con mirada y apoyando)

¡Chicas, gracias a las DOCE por ayudarme a ser feliz!




1 comentario:

  1. Es posible porque es el resultado de tus buenas acciones y de ser lo buena persona que eres. ¡Te lo mereces! Un besito

    ResponderEliminar