14 de julio de 2016

¿cuál es la palabra?

Entrañable es la palabra.

No puede negar que lleva el sello de un mago de la fantasía, que continúa siendo capaz de transportarte a otro mundo con el simple gesto de chasquear sus dedos.

¿Qué si he llorado? ¡Claro hija, ya sabes que soy de lágrima fácil! Varias veces, además - le he dicho con los ojos inundados, cuando han encendido las luces.

Dos horas de meditación activa, en la que mi mente no ha podido resistirse a dejar de maquinar, pues los estímulos que le han llegado han sido una fantasía continua donde todo cabe, todo se ve realizable y cualquier cosa es posible.

Una niña real, absolutamente normal, que convierte su aventura en algo normal pero fuera de lo normal.

Una técnica increíble que te permite sentirte en un mundo real donde todo es irreal. 

Más increíble todavía la capacidad de crear un gigante virtual que tiene en los gestos de su rostro más vida y amor que muchas personas de este mundo. Me han dado ganas de llevármelo a casa y acogerlo en cualquier rinconcito.

Hacía tiempo que el cine no me ofrecía algo tan bonito. 

"Mi amigo el gigante", de Steven Spielberg.

11 de julio de 2016

ciclo norteño: estímulos y demás placeres

Ese olor. Impregna mi ser desde el primer momento. Húmedo, intenso, templado por el resol. 

Salimos con calor, llegamos con fresco. Esa era la idea y así nos lo ha regalado esta magnífica tierra. Desde que el paisaje comienza a cambiar a tonalidades verdosas, mi vista se recrea, todo lo que me lo permite la carretera, y comienza a disfrutar de todo lo que alcanza a vislumbrar. Es el inicio de un ciclo, corto pero importante, que tendrá lugar en nuestras vidas durante los próximos días.

El olor, ya lo comentaba antes, es el siguiente en hacer su aparición. En cuanto dejamos la autovía y tomamos la estrecha y sinuosa carretera, las ventanillas del coche bajan y dejan paso a ese aroma tan conocido, tan esperado: los eucaliptos en todo su esplendor nos ofrecen su exquisita fragancia, fresca y tan medicinal para mi alma. Significa que estoy de nuevo en el Norte. 

¿Pero que vamos a tener hasta bruma?  ¡No se puede pedir más! Salir del centro a casi 35 grados y llegar aquí a 22, y con neblina, esa que hace los días tan intrigantes.

Bajarse del coche y olvidarse del mundo es todo uno. Así que sólo puedo dedicarme a disfrutar cada momento, cada rincón, cada idea y plasmarlas en mi libreta. Algo saldrá al final de la semana.

La casa y sus alrededores:
Acogedora
Limpia
Entrañable
Silencio
Inmenso prado verde
Tranquilidad absoluta 
Columpios
Libertad
Olor a heno recién cortado
Mujidos cercanos
Cruce de caminos donde elegir
Hierba húmeda
Caracoles
Risas de niña
Sonido del mar a lo lejos
Caída del sol
Se intensifican los olores
Sopa caliente
Lectura gratificante
Charla
Cama fresca
Almohada mullida
Sueño sereno

Acantilados y playa rocosa:
Vistas hacia el mar, desde lo alto
Vistas hacia la montaña, entre la intensa niebla
Vistas hacia los lados, acantilados impresionantes
Rocas blancas entre vetas verdosas de vegetación
Abajo mar revuelto, estruendoso
Sendero al borde, a la brisa, a la libertad
Meditación
Juego, ahora tengo guía turística
Lluvia
Carrera al coche
Improvisada aventura entre caminos
Nos perdemos
Nos encontramos
Playa entre acantilados, belleza inigualable
Comemos empanada solas en la playa
Paseo a los bufones
Impresionante y asustadizo recibimiento
Paseo maravilloso entre los distintos sonidos
Altura indescriptible
Mar inmenso

Hoy paseo por la playa:
Nubes
Buenísima temperatura
Playa inmensa, vacía
Marea baja
Inspección de la zona
Gran descubrimiento, cala tras las rocas
Nuestra playa privada
Bailes
Gimnasia
Meditación
Escuchar el intenso sonido de las suaves olas al romper
Entender que si nos paramos a escuchar descubrimos la vida en todo su esplendor
Baño y risas
Volteretas
Largo paseo por la eterna playa
Coger piedras y estudiarlas
Caminar con el agua hasta la rodilla para hacer más ejercicio
Carreras
Vuelta a casa cansadas y felices
Ducha caliente

El resto de días se resumen en el mismo ritmo vital, el mismo placer y variadas actividades que nos
alimentan el alma:

Dinosaurios en la niebla
Museo
Aparcar siempre en la puerta
Gran avance en la lectura de mi tocho Shantaram
Pueblo en fiestas
Salir por un rato de la calma y volver al mundo
Camas elásticas
Mercadillo
Trenza de colores en el pelo
Hacer amigas
Día de playa soleado
Recibir el calor del sol
Agradecer sus beneficios
Ordenar la mente
Alejar fantasmas
Recordar buenos momentos y bellas personas
Sentirme viva, feliz y agradecida
Paseo por debajo del acantilado
Huellas reales de dinosaurios
Huir de la marea

Pero como todo ciclo, llega a su fin, eso sí, habiendo cumplido su misión en nuestras vidas y dejándonos un dulce sabor de boca que conservaremos durante los próximos ciclos a los que vamos a enfrentarnos.

Gracias, Asturias.
Gracias, Universo.